El Puerto de Santa María

A esta tierra de vinos, mariscos y toros se puede llegar desde Cádiz cruzando la bahía a bordo del famoso Vaporcito, una embarcación cargada de historia que le ha valido la declaración de Bien de Interés Cultural. Durante la travesía, de no más de una hora, el viajero puede contemplar toda la Bahía de Cádiz, con sus puertos, playas y poblaciones costeras.

Además de saborear sus vinos y sus codiciados mariscos, es recomendable recorre sus calles, fundirse con sus gentes y contemplar sus edificios de interés histórico-artístico. Destaca el Castillo de San Marcos, la casa palacio de Las Cadenas, el Monasterio de San Miguel y la Iglesia Mayor Prioral.

Para conocer el proceso de elaboración de sus caldos, nada mejor que visitar algunas de sus bodegas, entre las que se encuentran las de Osborne, Terry y Caballero. Y si quiere acompañar sus vinos tradicionales con un buen plato o tapas de marisco o de "pescaito frito", hay que ir a la zona llamada Ribera del Marisco, donde se concentran los locales de restauración más concurridos por los lugareños y veraneantes asiduos.

 

Sitio web diseñado por Andalucia Web Solutions