Diego Bejarano

©

Lugares de interés

Paisaje maravilloso y una gran cantidad de historia, cultura y tradición

Michelle Chaplow

©

Costa de la Luz

En el en­torno de am­bas vi­llas ha­lla­rá bue­nos ejem­plos del rico pa­tri­mo­nio cul­tu­ral de Andalucía. El Cabo de Tra­fal­gar, es­ce­na­rio de la fa­mo­sa ba­ta­lla en­tre la ar­ma­da in­gle­sa y la es­pa­ño­la; la an­ti­gua ciu­dad ro­ma­na de Bo­lo­nia; la ciu­dad de Je­rez de la Fron­te­ra, fa­mo­sa por su cul­tu­ra del vino, el ca­ba­llo y el fla­men­co; la mo­nu­men­tal y vi­bran­te ciu­dad de Se­vi­lla; la his­tó­ri­ca ciu­dad por­tua­ria de Cá­diz; y el pue­blo blan­co de Ve­jer de la Fron­te­ra, con su be­llo pa­sa­do ára­be.

Marruecos

En tan solo 35 mi­nu­tos a tra­vés del Es­tre­cho de Gi­bral­tar, el via­je­ro se en­cuen­tra in­mer­so en la cul­tu­ra típicamente marroquí de la ciu­dad de Tán­ger. En su zoco vi­vi­rá el aje­treo y bu­lli­cio de la gen­te tan característico de los mer­ca­dos de Ma­rrue­cos, com­prar re­ga­tean­do los pro­duc­tos típicos del lu­gar y sa­bo­rear un au­tén­ti­co té de men­ta. Des­pués del trajín del mer­ca­do, el Ho­tel Min­za, bas­tión del im­pe­ria­lis­mo, es un buen lu­gar para re­la­jar­se con una bue­na be­bi­da re­fres­can­te. Para co­no­cer todo lo que esta ciu­dad car­ga­da de his­to­ria pue­de ofre­cer a los tu­ris­tas más cu­rio­sos e in­quie­tos, nada me­jor que con­tra­tar los ser­vi­cios de un buen guía. Re­co­men­da­mos los ser­vi­cios de Aziz Beg­dou­ri (aziz­tou­r@hot­mail.com). Se­gu­ro que así po­drá es­cu­char, mien­tras vi­si­ta los lu­ga­res em­ble­má­ti­cos de la ciu­dad, las in­te­r­esan­tes his­to­rias que han pro­ta­go­ni­za­do en Tán­ger es­cri­to­res como Paul Bo­wles y Ten­nes­see Wi­lliams.

Conil de la Frontera

Co­nil de la Fron­te­ra – el "pue­blo blan­co" di­rec­ta­men­te en el mar, fue una vez un pe­que­ño pue­blo pes­que­ro en la Cos­ta de la Luz, don­de la gen­te vivía prin­ci­pal­men­te de la agri­cul­tu­ra y la pes­ca. La ciu­dad ha con­ser­va­do en gran me­di­da su típico am­bien­te an­da­luz y quien hoy pa­sea a tra­vés de los ca­lle­jo­nes es­tre­chos, des­cu­bri­rá pa­tios her­mo­sos y pla­zas bo­ni­tas. Gra­cias a su ubi­ca­ción pin­to­res­ca en­tre pi­na­res y la cos­ta atlán­ti­ca en el sur de Andalucía, el tiem­po so­lea­do, la luz inol­vi­da­ble y las pla­yas do­ra­das de are­na, Co­nil en­tra en el co­ra­zón de mu­chos tu­ris­tas los cua­les van a vol­ver, sea para ba­ñar­se en el mar, prac­ti­car surf, ci­clis­mo, sen­de­ris­mo, pa­seos a ca­ba­llo o para de­gus­tar las es­pe­cia­li­da­des lo­ca­les en los nu­me­ro­sos res­tau­ran­tes y ba­res de la pla­ya.

Vejer de la Frontera

Para des­per­tar el in­te­rés del via­je­ro por este mu­ni­ci­pio ga­di­tano, qui­zás bas­te con de­cir que Ve­jer está de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Artístico Na­cio­nal. Su en­tra­ma­do de ca­lles es­tre­chas y em­pe­dra­das, sus ca­sas blan­cas, sus res­tos ar­queo­ló­gi­cos y sus nu­me­ro­sos mo­nu­men­tos re­li­gio­sos se dis­tri­bu­yen so­bre la cima de una co­li­na a unos 10 km de la cos­ta, so­bre el río Bar­ba­te. El di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra de su tra­ma ur­ba­na es la típica an­da­lu­za con in­fluen­cias ára­bes. Du­ran­te más de cin­co si­glos, Ve­jer, lla­ma­da en­ton­ces Bes­her, es­tu­vo bajo el do­mi­nio mu­sul­mán. Ve­jer es uno de los pue­blos blan­cos de Andalucía con ma­yor en­can­to, un lu­gar en el que per­der­se sin pri­sas por sus ca­lles em­pi­na­das y tras­la­dar­se, con la ima­gi­na­ción, a ese pa­sa­do ára­be tan pre­sen­te en el tra­za­do de sus ca­lles y en la ar­qui­tec­tu­ra de sus ca­sas. El am­bien­te ro­mán­ti­co de esta vi­lla se res­pi­ra de un modo es­pe­cial cuan­do cae la no­che. El in­te­rés turístico cre­cien­te de Ve­jer ha he­cho que pros­pe­ren en­tre sus ca­lles res­tau­ran­tes como El Jardín del Ca­li­fa, y ba­res don­de el via­je­ro pue­de de­gus­tar y sa­bo­rear pla­tos típicos de la gastronomía an­da­lu­za.

Cadizturismo

©

Tarifa

A tan sólo 15 km del nor­te de Áfri­ca, Ta­ri­fa aún con­ser­va el sa­bor ára­be en sus ca­lles em­pe­dra­das y en sus ca­sas blan­cas, así como en la ar­qui­tec­tu­ra y de­co­ra­ción de sus res­tau­ran­tes y tien­das. Su prin­ci­pal mo­nu­men­tos es el Cas­ti­llo de Guz­mán el Bueno, for­ta­le­za de­ci­si­va en la con­quis­ta cris­tia­na de la pla­za. Tam­bién se con­ser­van las to­rres de la an­ti­gua mu­ra­lla de la ciu­dad y una de sus puer­tas, lla­ma­da Puer­ta de Je­rez. Fa­mo­sa por el fuer­te vien­to de le­van­te que ha­bi­tual­men­te le azo­ta, Ta­ri­fa se ha con­ver­ti­do en el paraíso de los wind­sur­fis­tas y ki­te­sur­fis­tas. Es el lu­gar de moda para to­dos los que dis­fru­tan prac­ti­can­do o con­tem­plan­do la prác­ti­ca de es­tos de­por­tes acuá­ti­cos. Un am­bien­te que se res­pi­ra tan­to de día como de no­che en sus pla­yas, tien­das, ba­res y res­tau­ran­tes. Un fe­rry con sa­li­da des­de su puer­to nos lle­va a Tán­ger en tan solo 35 mi­nu­tos.

Cadizturismo

©

Jerez de la Frontera

El vino, el fla­men­co y el ca­ba­llo son los tres ele­men­tos cla­ves de la his­to­ria y cul­tu­ra de esta ciu­dad ga­di­ta­na. Sus bo­de­gas co­no­ci­das en todo el mun­do, sus fa­mo­sos ar­tis­tas del bai­le y can­te fla­men­co y los es­pec­tácu­los ecues­tres de la Real Es­cue­la An­da­lu­za de Arte Ecues­tre son tres de sus prin­ci­pa­les, pero no úni­cos, atrac­ti­vos turísticos. Je­rez de la Fron­te­ra ofre­ce al vi­si­tan­te un in­te­r­esan­te pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co y artístico, en el que se en­cuen­tran mo­nu­men­tos como El Al­cá­zar si­tua­do en la Ala­me­da Vie­ja, la Ca­te­dral, el Ca­bil­do an­ti­guo en la pla­za de la Asun­ción, la Car­tu­ja de San­ta María de la De­fen­sión y nu­me­ro­sas igle­sias re­par­ti­das por su cas­co an­ti­guo. De in­te­rés ar­qui­tec­tó­ni­co son tam­bién al­gu­nas de sus bo­de­gas, como las de Tío Pepe de Gon­zá­lez Byass; el pa­la­cio de es­ti­lo fran­cés El Re­creo de las Ca­de­nas, sede de los es­pec­tácu­los ecues­tres más fa­mo­sos de Andalucía y en cuyo re­cin­to se en­cuen­tran tam­bién mu­seos de in­te­rés; y el Pa­la­cio de Pemartín, sede del Cen­tro An­da­luz de Fla­men­co don­de el vi­si­tan­te po­drá em­pa­par­se de este arte tan li­ga­do a Je­rez y que ya es Pa­tri­mo­nio Cul­tu­ral In­ma­te­rial de la Hu­ma­ni­dad.

Cadizturismo

©

El Puerto de Santa María

A esta tie­rra de vi­nos, ma­ris­cos y to­ros se pue­de lle­gar des­de Cá­diz cru­zan­do la bahía a bor­do del fa­mo­so Va­por­ci­to, una em­bar­ca­ción car­ga­da de his­to­ria que le ha va­li­do la de­cla­ra­ción de Bien de In­te­rés Cul­tu­ral. Du­ran­te la travesía, de no más de una hora, el via­je­ro pue­de con­tem­plar toda la Bahía de Cá­diz, con sus puer­tos, pla­yas y po­bla­cio­nes cos­te­ras. Ade­más de sa­bo­rear sus vi­nos y sus co­di­cia­dos ma­ris­cos, es re­co­men­da­ble re­co­rre sus ca­lles, fun­dir­se con sus gen­tes y con­tem­plar sus edi­fi­cios de in­te­rés his­tó­ri­co-artístico. Des­ta­ca el Cas­ti­llo de San Mar­cos, la casa pa­la­cio de Las Ca­de­nas, el Mo­nas­te­rio de San Mi­guel y la Igle­sia Ma­yor Prio­ral. Para co­no­cer el pro­ce­so de ela­bo­ra­ción de sus cal­dos, nada me­jor que vi­si­tar al­gu­nas de sus bo­de­gas, en­tre las que se en­cuen­tran las de Os­bor­ne, Te­rry y Ca­ba­lle­ro. Y si quie­re acom­pa­ñar sus vi­nos tra­di­cio­na­les con un buen pla­to o ta­pas de ma­ris­co o de "pes­cai­to fri­to", hay que ir a la zona lla­ma­da Ri­be­ra del Ma­ris­co, don­de se con­cen­tran los lo­ca­les de res­tau­ra­ción más con­cu­rri­dos por los lu­ga­re­ños y ve­ra­nean­tes asi­duos.

Cadizturismo

©

Cabo de Trafalgar

En­cla­ve his­tó­ri­co en el que tuvo lu­gar la fa­mo­sa Ba­ta­lla de Tra­fal­gar en 1805, una de las más de­ci­si­vas ba­ta­llas de la his­to­ria na­val bri­tá­ni­ca. La es­cua­dra fran­co-es­pa­ño­la fue de­rro­ta­da por la in­gle­sa ca­pi­ta­nea­da por el al­mi­ran­te Nel­son. En él se en­cuen­tra el faro del mis­mo nom­bre y res­tos de una an­ti­gua to­rre vigía cons­trui­da por los ára­bes en el sigo IX, ade­más de res­tos ar­queo­ló­gi­cos de una factoría ro­ma­na de sa­la­zo­nes y de un asen­ta­mien­to his­pano-mu­sul­mán. De­bi­do a la ci­ta­da ba­ta­lla en la que se hun­die­ron de­ce­nas de bar­cos, esta zona cos­te­ra es rica en pe­cios. El pe­que­ño is­lo­te en el que se en­cuen­tra el Faro de Tra­fal­gar se ha­lla si­tua­do en­tre las en­se­na­das de Co­nil y Bar­ba­te. For­ma par­te del tér­mino mu­ni­ci­pal de Bar­ba­te y de la Red de Es­pa­cios Na­tu­ra­les Pro­te­gi­dos de Andalucía con la de­no­mi­na­ción de Tóm­bo­lo de Tra­fal­gar.

Cadizturismo

©

Bolonia

Los aman­tes de la his­to­ria y de la arqueología dis­fru­ta­rán, sin duda, vi­si­tan­do las rui­nas ro­ma­nas de Bae­lo Clau­dio. Si­tua­das en la pe­que­ña po­bla­ción de Bo­lo­nia, per­te­ne­cien­te al tér­mino mu­ni­ci­pal de Ta­ri­fa, fue uno de los asen­ta­mien­tos más im­por­tan­tes de la Bé­ti­ca ro­ma­na. La ciu­dad de Bae­lo Clau­dio se cons­tru­yó a fi­na­les del si­glo II an­tes de Cris­to y es uno de los me­jo­res ejem­plos de ur­ba­nis­mo ro­mano que se co­no­cen. Este ya­ci­mien­to ar­queo­ló­gi­co, que está de­cla­ra­do Mo­nu­men­to Na­cio­nal, se di­vi­sa des­de la pla­ya de Bo­lo­nia. De­li­mi­ta­da por su perímetro de mu­ra­lla, ocu­pa una ex­ten­sión de algo más de 13 hec­tá­reas. Ade­más de los res­tos de mu­ra­lla, se con­ser­van res­tos del foro, el tea­tro, la basílica y la fá­bri­ca de sa­la­zón de la ciu­dad. El re­co­rri­do por la an­ti­gua ciu­dad de Bae­lo Clau­dio es un fan­tás­ti­co via­je al pa­sa­do. La se­ña­li­za­ción y los pa­ne­les in­for­ma­ti­vos dis­tri­bui­dos es­tra­té­gi­ca­men­te por la ciu­dad ayu­dan a com­pren­der e ima­gi­nar con de­ta­lle cómo eran sus ca­lles, su tea­tro, su foro..., la vida en este en­cla­ve de es­pec­ta­cu­la­res vis­tas al mar.

Sevilla

Se­vi­lla es, para los se­vi­lla­nos y para mu­chos de los nu­me­ro­sos tu­ris­tas que cada día acu­den a vi­si­tar­la, la más be­lla y mo­nu­men­tal ciu­dad an­da­lu­za. Su gran Ca­te­dral con la Gi­ral­da em­ble­ma de la ciu­dad, la To­rre del Oro, la Casa de Pi­la­tos, el Al­cá­zar, del Ar­chi­vo de In­dias, el Mu­seo de Be­lla Ar­tes y nu­me­ro­sos con­ven­tos e igle­sias son al­gu­nos de los mo­nu­men­tos más des­ta­ca­dos de su pa­tri­mo­nio his­tó­ri­co artístico. Lu­ga­res de obli­ga­da vi­si­ta para aque­llos que desean co­no­cer la his­to­ria y la cul­tu­ra de la ca­pi­tal de Andalucía. Su Pla­za de To­ros, el Par­que de María Lui­sa y ba­rrios como el de La Ma­ca­re­na, Tria­na o el de San­ta Cruz son tam­bién cla­ves para com­ple­tar la vi­si­ta turística por Se­vi­lla. En el re­co­rri­do por los más típicos ba­rrios se­vi­lla­nos, el via­je­ro po­drá de­gus­tar los sa­bo­res tra­di­cio­na­les de la gastronomía se­vi­lla­na, en sus ba­res, tas­cas, bo­de­gas y res­tau­ran­tes. Tam­bién aquí en­con­tra­rá tien­das para com­prar re­cuer­dos típicos de la ciu­dad. Qui­zás sea la pri­ma­ve­ra, cuan­do sus ter­mó­me­tros no al­can­zan aún al­tas tem­pe­ra­tu­ras, la me­jor épo­ca para re­co­rrer las ca­lles, pla­zas, pa­la­cios, igle­sias y nu­me­ro­sos mo­nu­men­tos del cas­co an­ti­guo de Se­vi­lla. Es tam­bién en esta es­ta­ción del año cuan­do el olor a azahar es más pe­ne­tran­te y de­li­cio­so.

Algarvepromotion

©

Algarve

El Al­gar­ve, al sur de Por­tu­gal, es una de las zo­nas de ma­yor atrac­ti­vo turístico del país luso, so­bre todo en la épo­ca es­ti­val, cuan­do lo que bus­ca­mos son pla­yas de are­na fina y aguas cris­ta­li­nas. Es un paraíso para el cuer­po y la men­te, y una bue­na oca­sión para co­no­cer, ade­más de su fan­tás­ti­co li­to­ral, la cul­tu­ra, las tra­di­cio­nes, gastronomía, ar­qui­tec­tu­ra y artesanía típica de la zona; así como el ca­rác­ter aco­ge­dor y afa­ble de sus ha­bi­tan­tes. Des­de Se­vi­lla, a tra­vés de autovía, se lle­ga fá­cil­men­te a este en­cla­ve por­tu­gués en el que des­ta­can sus fan­tás­ti­cas pla­yas de are­na do­ra­da y fina, y sus magníficas ca­las na­tu­ra­les.

David Ibáñez Montañez

©

Cádiz

Es el lu­gar al que, cuan­do lle­ga fe­bre­ro, to­dos los de­vo­tos de la fies­ta del Car­na­val quie­ren ir. Pero vi­si­tar Cá­diz, la "Ta­ci­ta de Pla­ta", es un pla­cer en cual­quier épo­ca del año. Una vez que el via­je­ro ha tras­pa­sa­do Puer­ta Tie­rra, mo­nu­men­to que da en­tra­da a la par­te an­ti­gua de la ciu­dad, la ima­gi­na­ción pue­de em­pe­zar a tras­la­dar­se a las di­fe­ren­tes épo­cas de in­te­rés que ha vi­vi­do esta ciu­dad con más de 3.000 años de his­to­ria. Se dice que es la ciu­dad más an­ti­gua de Oc­ci­den­te, y por ella han pa­sa­do grie­gos, ro­ma­nos, vi­si­go­dos y ára­bes, en­tre otras cul­tu­ras. No es ex­tra­ño que su cas­co his­tó­ri­co esté de­cla­ra­do Mo­nu­men­to His­tó­ri­co Artístico. Su Ca­te­dral, con su gran cú­pu­la do­ra­da, es el mo­nu­men­to, si no más im­por­tan­te, más vi­si­ble des­de casi cual­quier pun­to de su en­tra­ma­do ur­bano. A este tem­plo se unen otros mu­chos de igual in­te­rés his­tó­ri­co-artístico. En­tre ellos, la Igle­sia de San­ta Cruz, an­ti­gua ca­te­dral de la ciu­dad; el Ora­to­rio de San Fe­li­pe Neri, la Ca­pi­lla Ora­to­rio de la San­ta Cue­va y la Igle­sia de San Agustín.Otros en­cla­ves de in­te­rés son: To­rre Ta­vi­ra, con su cá­ma­ra os­cu­ra, la Cár­cel Real, hoy juz­ga­dos de la ciu­dad, los cas­ti­llos de San Se­bas­tián y San­ta Ca­ta­li­na, el Arco del Pó­pu­lo, su an­ti­guo tea­tro ro­mano y su re­co­le­ta Pla­ya de la Ca­le­ta don­de se con­ser­va reha­bi­li­ta­do lo que fue un an­ti­guo bal­nea­rio. El am­bien­te más típico de la "ta­ci­ta de pla­ta" se res­pi­ra en ba­rrios como el de La Viña, an­ti­guo ba­rrio de pes­ca­do­res don­de se pue­de sa­bo­rear el tra­di­cio­nal "pes­cai­to fri­to"; el de El Pó­pu­lo, an­ti­gua vi­lla me­die­val; y el de San­ta María, lu­gar fun­da­men­tal del arte fla­men­co.